Archivo para atmósfera

PROYECTO SIGMA: REDUCCIÓN DE EMISIONES DE CO2 DE LAS CENTRALES CONVENCIONALES DE GENERACIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA Y PLANTAS INDUSTRIALES

Resumen: La Universidad de Salamanca ha presentado en Proyecto SIGMA, cuyo objetivo es la reducción de las emisiones de CO2 disponiendo ya de un prototipo.
Palabras clave: SIGMA, emisión, reducción, CO2

Abstract:The USAL has presented the Project SIGMA, whose target is the reduction of the emission of CO2, having already a prototype.
Key words: SIGMA, emission, reduction, CO2

El Centro de Láseres Pulsados (CLPU), la Universidad de Salamanca (USAL) e Iberdrola Ingeniería, realizaron el pasado cinco de noviembre, en las instalaciones del CLPU de la Usal, una demostración de los primeros resultados del proyecto de I+D denominado SIGMA, centrado en el desarrollo de sistemas avanzados de separación de gases atmosféricos por ionización y magnetismo y su aplicación en la captura de CO2.
El objetivo del proyecto SIGMA es el diseño de un dispositivo que permita reducir casi al 100% las emisiones de las centrales convencionales de generación de energía eléctrica y las plantas industriales.
El equipo presentado conseguirá que, mediante radiación láser ultracorta-ultraintensa, se ionicen de forma eficiente los gases contaminantes generados en estas instalaciones, para posteriormente extraerlos a través de campos eléctricos y magnéticos, tratarlos y utilizarlos como materias primas en otras industrias, como empresas fertilizantes o de conservas de alimentos.
Durante el evento de presentación de un primer prototipo se ha realizado una completa demostración de su funcionamiento. Este primer equipo será clave para el resultado final de esta iniciativa, ya que va a servir de plataforma para realizar las pruebas que permitan extraer las conclusiones para el diseño definitivo del dispositivo.
A la presentación han asistido Francisco Labajos, director de la Cátedra Iberdrola de la Usal; Luis Roso, director del CLPU, y Luis Malumbres, director de Innovación de Iberdrola Ingeniería.
El proyecto SIGMA inició su andadura en el año 2011, con un presupuesto superior a los 2,5 millones de euros y una duración prevista de cuatro años. Está incluido dentro del programa de apoyo a la I+D+i INNPACTO y dispone de financiación del Ministerio de Economía y Competitividad.
En él participan Iberdrola Ingeniería, como coordinador del mismo, la Universidad de Salamanca, a través del Servicio General de Espectrometría de Masas, y el Centro de Láseres Pulsados Ultracortos Ultraintensos.
El CLPU es un centro constituido por el Ministerio de Economía y Competitividad, la Junta de Castilla y León y la Universidad de Salamanca, tres entidades que en 2007 aunaron fuerzas para implementar en Salamanca la hoja de ruta de las infraestructuras científico-tecnológicas singulares, gracias a la cofinanciación de los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER).
Consultar la presentación a través de la TV-USAL: http://tv.usal.es/videos/1324/investigaci%C3%93n.-proyecto-sigma.-universidad-de-salamanca-clpu-iberdrola.-dispositivo-para-la-reducci%C3%B3n-de-co2
Fuente: Comunicación Universidad de Salamanca | 05/11/2013

Anuncios

REGISTROS DE LOS AUMENTOS DE LA TEMPERATURA PERÍODO 1850-2012.

Ojeando la agenda
Abstract:Three independent global records (HadCRUT4; NOAA-NCDC; y NASA-GISS), show that the annual world temperature, between 2003 and 2012, has increased between 0,76 º C and 0,81 º C. The Arctic has warmed up much more than the rest of the world, and it is foreseen that this tendency continues in the future. The best estimation for the future foresees an increase of the world average temperature at the end of the XXIst century of between 1,8 and 4,0 ° C.
The article shows the global temperature change (1850-2012), the European temperatures (1850-2012)annual and seasonal averages, and change in annual mean temperature.

Key words: temperature, change, records, artic, Europe, global

Resumen:Tres registros independientes (HadCRUT4, NOAA-NCDC y NASA-GISS) muestran que la temperatura mundial anual, entre 2003 y 2012 ha aumentado entre 0,76 y 0,81 grados centígrados. El ártico se ha calentado más rápidamente que el resto del planeta,y se prevé que esta tendencia continúe en el futuro. La mejor estimación prevé, para finales del siglo XXI, un aumento de la temperatura que oscila entre los 1,8 y 4 grados centígrados.
El artículo muestra el cambio global de la temperatura, las temperaturas promedios anuales y estacionales en Europa (período 1850-2012), así como el cambio anual en las temperaturas anuales.

Palabras clave:
Temperatura, cambio, registros, Ártico, Europa, global, calentamiento.

Tres registros globales independientes muestran que la temperatura mundial anual, entre 2003 y 2012, ha aumentado entre 0,76 º C y 0,81 º C. El Ártico se ha calentado mucho más que el resto del mundo y se prevé que esta tendencia continúe en el futuro . La mejor estimación prevé un aumento de la temperatura media mundial a finales del siglo XXI de entre 1,8 y 4,0 ° C. Cuando se tienen en cuenta las incertidumbres de los modelos climáticos el rango probable del aumento oscila entre los 1,1 y 6,4 ° C. La temperatura media de Europa, durante la última década (2003-2012), es de 1,3 ° C por encima del nivel pre -industrial , lo que lo convierte en el más cálido registrado . Simulaciones del clima de diferentes modelos climáticos regionales ( SRES A1B), muestran que la temperatura media anual de la tierra sobre Europa seguirá aumentando durante el siglo XXI . En el período 2021-2050, los aumentos de temperatura oscilan entre 1,0 ° C y 2,5 ° C y se espera que durante el período 2071- 2100 aumente entre 2,5 y 4,0 ° C. Se prevé que el aumento de temperatura durante el siglo XXI sea mayor sobre el este y el norte de Europa en invierno y sobre el sur de Europa en el verano . Es un hecho que los extremos de frío se han vuelto menos frecuentes en Europa, al contrario que los extremos cálidos. Desde 1880 la duración media de las olas de calor del verano por Europa Occidental se duplicó y la frecuencia de días cálidos casi se triplicó .

Los datos de observación superficiales provienen de: HadCRUT4 (Morice et al. 2012); NOAA-NCDC (Smith et al. 2008); y NASA-GISS (Hansen et al. 2010).Las estimaciones se diferencian ligeramente debido a los métodos utilizados para analizar los datos.
Fig.1: “Cambios en la temperatura global (1850-2012) Fuente: Eurostat”
datos1

Fig.2: “Temperatura europea. Promedios anuales y estacionales (1850-2012). Fuente: Eurostat”
datos2

Fig.3: “Cambios en temperaturas promedios anuales. Fuente: Eurostat”
datos3

CONCENTRACIÓN MEDIA DE PARTÍCULAS SÓLIDAS EN LOS PAISES DE LA UNIÓN EUROPEA

Ojeando la agenda

Abstract:The following article shows the concentration of PM10 to which the urban population is potentially exposed in Europe, will reflect the limitations established by Directive 1999/30/EC, and outlining the major health problems that can generate solid particles .

Keywords: Particle, emissions limits, Europe, health.

Resumen En el siguiente artículo se muestra la concentración de PM10 al cual la población urbana se encuentra potencialmente expuesta en Europa, se recogerán las limitaciones establecidas por la Directiva 1999/30/EC, y se señalarán los principales problemas de salud que las partículas sólidas pueden generar.
Palabras clave: Partículas, emisiones, límites, Europa, salud.

Las partículas finas son emitidas por la combustión industrial, residencial y transporte. También se forman en la atmósfera cuando los gases como el dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles son transformados por las reacciones químicas en el aire.
Las partículas finas (PM10), es decir, partículas de entre 2,5 y 10 μm de diámetro, pueden llegar a los pulmones y causar inflamación y enfermedades del corazón. La Resolución del Parlamento Europeo afirmaba que la exposición de la población a las partículas (especialmente las más finas ), podía ocasionar desde leves efectos en el sistema respiratorio a la muerte prematura . Según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, la concentración media anual es el mejor indicador del riesgo a que nos encontramos expuestos.
En 1996 se adoptó la Directiva Marco 96/62/EC de evaluación de calidad del aire, sin embargo, fue la Directiva (1999/30/EC) relacionada con valores límite para PM10 y otros contaminantes en la atmósfera, la que fijó el límite anual de 40 microgramos de PM10 por metro cúbico. La figura 1 muestra la concentración de partículas PM10 en diferentes países de la Unión Europea, expresadas en microgramos por metros cúbico, correspondientes al año 2010.

Fig.1: “Concentración de partículas PM10 en microgramos por metro cúbico Año 2010. Fuente: Eurostat”
datos7

Fig.2: “Concentración a la que está expuesta la población urbana por partículas sólidas. Fuente : Eurostat, año 2010”
datos8

No debemos olvidar tampoco la importancia de las partículas más finas, de 2,5 micrometros. De hecho, en la estrategia de contaminación atmosférica de la Comisión, (fecha 21.9.2005) reclamada por el Sexto Programa de Acción de la Comunidad Europea en materia de Medio Ambiente (6º EAP), se daba por demostrada la mayor peligrosidad de las partículas finas PM2,5 -partículas de menos de 2,5 μm de diámetro- respecto a las PM10 (partículas de entre 2,5 y 10 μm) matizando que esto no suponía subestimar los riesgos de las mayores, acordando mantener los controles de PM10 existentes, y limitar los riesgos que supone la exposición a las PM2,5, proponiendo un tope de 25 μg/m3, exigiendo que se lleven a cabo controles más exhaustivos. Al mismo tiempo, se proponía para todos los Estados miembros un objetivo provisional uniforme de reducción del 20% que debería alcanzarse entre 2010 y 2020.
La Estrategia española de Calidad del Aire (Ministerio Medio Ambiente), aprobado por acuerdo del Consejo de Ministros de 16 de febrero de 2007, fijó un valor objetivo de 25 μg/m3 para el año 2010 que pasará a ser límite en el 2015 . Hasta esa fecha no existe un umbral establecido, y ni siquiera se efectúa su medición en todas las ciudades.
En este sentido, existen interesantes trabajos de investigación, como el que estudia la relación de las partículas de diámetro inferior a 2,5 μm (PM2,5) en los ingresos hospitalarios de niños menores de 10 años en Madrid, basándose en el análisis en los ingresos diarios en el servicio de urgencias del Hospital Gregorio Marañón, por todas las causas menos accidentes, durante el período 2003-2005,concluyendo en la necesidad de implementar medidas para su reducción en la atmósfera de las grandes ciudades.

Bibliografía:
-Eurostat, “Urban population exposure to air pollution by particulate matter”
-Comisión Europea-Dirección General del Medio Ambiente-Guía para la implantación del E-PRTR-Mayo 2006
-Guía de apoyo para la implantación del Real Decreto 117/2003 sobre limitación de emisiones de compuestos orgánicos volátiles debidas al uso de disolventes en determinadas actividades-Ministerio de Medio Ambiente España
-“Estrategia temática sobre la contaminación atmosférica” .Comisión de la Comunidades Europeas. Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo. Bruselas, 21.9.2005
– Resolución del Parlamento Europeo, del 4 de septiembre de 2008, sobre la Revisión intermedia del Plan de Acción Europeo sobre Medio Ambiente y Salud 2004-2010
-Cristina Linares Gil, Julio Díaz, “Efecto de las partículas de diámetro inferior a 2,5 micras (PM2,5) sobre los ingresos hospitalarios en niños menores de 10 años en Madrid”Gaceta Sanitaria- ISSN 0213-9111

EL SUELO COMO SUMIDERO DE CO2 : MAPA DE RETENCIÓN DE CO2 DE LAS TIERRAS DE LABOR DE LOS DISTINTOS PAÍSES DE LA UNIÓN EUROPEA.

Autora: Mª Begoña Peris Martínez. Ingeniero Agrónomo, Universidad Politécnica de Valencia. Máster en Procesos Contaminantes y Defensa del Medio Natural. Asociación Española de Economía Agraria

Resumen:Los suelos del mundo sostienen más carbono orgánico que el almacenado por la vegetación y la atmósfera en forma de CO2. Este hecho evidencia que el suelo constituye un importante e inmediato medio para secuestrar carbono, lo que se traduce en la retirada de dióxido de carbono de la atmósfera y contribuye en la mitigación del calentamiento global. El artículo analiza el papel del suelo en el cambio climático, la importancia de su gestión, la elaboración de un mapa de CO2 retenido a partir del mapa de C orgánico almacenado por los suelos de los distintos países de la Unión Europea, y las distintas técnicas conducentes a incrementar el almacenamiento de CO2 en el suelo agrícola, sin olvidar el papel de los suelos urbanos.

Palabras clave: suelo, carbono orgánico, dióxido de carbono, sumidero, vegetación, mapa, agrícola, urbano, tecnosoles, biocarbón

Las últimas investigaciones realizadas en materia de calentamiento global, han pronosticado un posible aumento de la temperatura media del planeta, para el siglo XXI, de más de cuatro grados centígrados. Este aumento de temperatura, posiblemente desencadene una serie de impactos meteorológicos, sobre diversidad, ecosistemas así como socioeconómicos. La posible desaparición de islas del Pacífico como Tuvalu o Kiribati, la extinción de especies como los pingüinos de Tierra Adelia o los osos polares, el aumento del número de hambrientos en los países en desarrollo o el incremento de muertes debido a las olas de calor y expansión de plagas, constituyen sólo algunos de los posibles efectos. En este contexto, surge la necesidad de establecer medidas de gestión de todos aquellos sumideros y fuentes de dióxido de carbono, con el fin de lograr incrementar el secuestro de CO2 en los primeros casos y minimizar la emisión en los segundos, así como evitar la conversión de los sumideros de dióxido de carbono en fuentes emisoras. El concepto de sumidero, en relación con el cambio climático, fue adoptado en la Convención Marco del Cambio Climático de 1992, entendiendo por sumidero de gases de efecto invernadero, cualquier proceso, actividad o mecanismo que absorbe o elimina de la atmósfera uno estos gases. Respecto al secuestro de carbono, éste es el proceso según el cual los sumideros de CO2 (tanto naturales como artificiales) eliminan el dióxido de carbono de la atmósfera. En este sentido, destaca el papel de los suelos, máximo si recordamos que los suelos del mundo sostienen más carbono orgánico que el almacenado por la vegetación y la atmósfera en forma de CO2 (véase figura 1, fuente FAO). Este hecho evidencia que el suelo constituye un importante e inmediato medio para secuestrar carbono, lo que se traduce en la retirada de dióxido de carbono de la atmósfera y contribuye en la mitigación del calentamiento global. La gestión de los mismos puede conducir a incrementar la retención del dióxido de carbono, o bien ocasionar la emisión y pérdida a la atmósfera del CO2 retenido en el mismo. fig1 fig2 Como se observa en la figura 2, el carbono orgánico del suelo representa la mayor reserva en interacción con la atmósfera, se estima en cerca de 1500 PgC (1Pg -petagramos = 1Gt =10^9 toneladas métricas) a 1 m de profundidad (cerca de 2456 Pg C a dos metros de profundidad). Así mismo, el carbono inorgánico representa cerca de 1700 Pg, pero es capturado en formas más estables tales como el carbonato de calcio. La vegetación y la atmósfera, almacenan considerablemente menos cantidades que los suelos, 650 y 750 Pg, respectivamente. La importancia del suelo como agente de lucha contra el cambio climático es fácilmente observable si analizamos los siguientes datos: La atmósfera tiene un intenso intercambio de carbono con los ecosistemas terrestres y los océanos. De la figura 2 se deduce, (datos correspondientes a 1997), como consecuencia de las actividades humanas, la atmósfera, se estima, acumula anualmente 3,5 Pg de Cabono, es decir, 3.500 millones de toneladas de carbono (entre abril 2012 y abril 2013, el incremento del CO2 en la atmósfera ha sido de 2,92 ppm, lo que equivale a 6190 millones de toneladas de CO2 ). Esta cifra es relativamente menor si se la compara con la cantidad de carbono que circula anualmente a través del ciclo respiración-fotosíntesis de los organismos terrestres, (del orden de 120 Pg anuales, 120 mil millones de toneladas). De esto se deduce que “un incremento en la fotosíntesis (que absorbe carbono) con relación a la respiración (que libera carbono) podría contribuir de forma apreciable a la compensación de la acumulación anual de carbono en la atmósfera” .Por tanto, las medidas de gestión encaminadas a la retención de carbono presente en el suelo así como a incrementar el almacenamiento en los mismos y evitar su emisión, pueden jugar un papel clave en la lucha contra el cambio climático. La función del suelo en la lucha del calentamiento global no es nueva. La importancia del suelo como sumidero de CO2 ya se plasmó en la conferencia de alto nivel celebrada el 12 de junio 2008, en Bruselas, organizada por la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, que trataba la relación entre el suelo como depósito de carbono orgánico y el cambio climático. En la misma, se señalaba que sólo en la UE hay más de 70.000 millones toneladas de carbono orgánico en los suelos, una cantidad muy importante si recordamos que la Unión Europea emite, aproximadamente, 2 000 millones toneladas de carbono (año 2008). De esta cifra se deduce la necesidad de proteger y mejorar esta reserva de carbono. Al margen de las medidas como destino del uso del suelo (consecuencia de un plan de ordenación del territorio) y manejo del mismo, existen otras variables que intervienen en el almacenamiento de C en el suelo como son las condiciones climáticas locales y características específicas del suelo (textura, mineralogía, agregación, microbiología) que deben considerarse a la hora de aplicar las técnicas de gestión. En cualquier caso, en el almacenamiento de CO2 del suelo, la vegetación juega un papel fundamental, ya que el suelo como tal no puede ser un sumidero natural, necesita de un mecanismo receptor que atrape el CO2 y se lo inyecte, ejerciendo este rol la vegetación. Recordemos que las plantas tienen la capacidad de captar el CO2 atmosférico y mediante procesos fotosintéticos, metabolizarlo y almacenar C en su tejido, mientras que otra parte del CO2 absorbido se almacena en el suelo por las raíces de las plantas. El almacenamiento del carbono en el suelo también se produce a través de la descom-posición de la materia orgánica. Los restos de poda y hojas caducas pueden contar como pérdida de carbono del cultivo si se retiran de la plantación o se queman, mien-tras que si la poda se descompone naturalmente en el suelo se convierte en un medio eficaz de inmovilización de CO2 a largo plazo (Lal, 1997). De hecho, un año después de agregar los residuos vegetales a la tierra, de una quinta a una tercera parte del CO2 permanece en el suelo, ya sea como biomasa viva o como el humus del suelo (Brady y Weil, 2004). Por tanto, la materia orgánica del suelo no sólo es un indicador clave de la calidad del suelo en sus funciones agrícolas y ambientales contra la erosión, también desempeña una función esencial en la captura de carbono. Con el fin de mantener e incluso aumentar la cuantía de CO2 almacenado del suelo, se tratará de disminuir su tasa de mineralización, recordando que un laboreo intenso del suelo puede incrementar la mineralización de la materia orgánica (entendiendo por mineralización la degradación completa de un compuesto a sus constituyentes minerales, en este caso el carbono orgánico es oxidado hasta CO2 como resultado de la respiración de los microorganismos y este CO2 va a la atmósfera).De hecho, el contenido de materia orgánica del suelo es, por lo general, más bajo donde la degradación es más severa Respecto a las medidas para potenciar el secuestro de CO2 en los suelos, destacan las siguientes medidas: -La plantación de cultivos perennes, éstas podrían aumentar el contenido del CO2 almacenado en el suelo, no obstante, no se está aprovechando esta alternativa. Una medida que ofrezca incentivos específicos para el fomento de los cultivos perennes puede fomentar su puesta en marcha. – Esparcir sobre el suelo restos de poda y hojas caducas. Recordemos que éstas pueden contar como pérdida de carbono del cultivo si se retiran de la plantación o se queman, mientras que si la poda se descompone naturalmente en el suelo se convierte en un medio eficaz de inmovilización de CO2 a largo plazo (Lal, 1997). De hecho, un año después de agregar los residuos vegetales a la tierra, de una quinta a una tercera parte del CO2 permanece en el suelo, ya sea como biomasa viva o como el humus del suelo (Brady y Weil, 2004). -Cubrir los espacios degradados con suelo creado a partir de residuos que presentan una gran capacidad para estabilizar la materia orgánica que retiene el carbono en la tierra (tecnosoles). El equipo de Edafología de la Universidade de Santiago de Compostela, dirigido por el catedrático Felipe Macías, perfeccionó en 2009 una tecnología de regeneración de las antiguas canteras, minas o espacios afectados por las grandes infraestructuras, que evitaría la liberación a la atmósfera del dióxido de carbono , mediante esta técnica. -Aplicación de biocarbón. Los investigadores del área de Ecología de la Universidad Pablo de Olavide, el año 2012, estudiaron su viabilidad como sumidero de carbono y su uso como fertilizante agrícola. El biocarbón es una especie de carbón que se obtiene tras la descomposición de residuos orgánicos, tales como restos de poda o de cosecha, a través de la pirólisis En el siguiente mapa elaborado, podemos observar la retención de C orgánico en tierras de labor de los países de la Unión Europea: fig3 La estimación del C orgánico almacenado en la biomasa, en general, se calcula acep-tando que el contenido de C total corresponde al 50 % del peso de la biomasa seca (Slijepcevic, 2001; IPCC, 1996). La razón por la que se multiplica por 0.5 para obtener carbono se debe a que la litera-tura indica que en promedio la materia vegetal contiene un 50% de carbono, una vez se ha removido el agua (MacDicken, 1997). Los niveles bajos de Contenido orgánico de España, pueden ser consecuencia de un largo historial de intenso laboreo, deforestaciones, talas, pastoreo excesivo e incen-dios. La escasez de fertilidad origina a su vez erosión, y a su vez, pérdida de materia orgánica remanente y , por tanto, aumento de emisiones de CO2. A partir del mapa de C orgánico en los suelos de labor de la Unión Europea publicado por la Comisión Europea, Proyecto Soco, hemos elaborado el siguiente mapa de retención de CO2 en los suelos agrícolas de los distintos países de la Unión Europea: mapa co2 retenido Por último, con respecto a los suelos urbanos, investigaciones desarrolladas por las Universidades de Newcastle y Oxford, demuestran que un área urbana de 10 hectáreas en áreas industriales abandonadas de Newcastle, han capturado cerca de 38.000 toneladas de CO2 de la atmósfera y tiene el potencial de eliminar otras 27.000 toneladas. El Proyecto, liderado por Carla-Leanne Washbourne y el profesor David Manning, de la Universidad de Newcastle, en colaboración con el Dr.Phil Renforth en el Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Oxford, destaca el potencial de los suelos urbanos para eliminar el CO2 de la atmósfera. Los suelos urbanos tienden a ser ricos en materiales de desecho como el hormigón o la escoria de metal que contienen calcio y magnesio. Estos minerales capturan y almecenan el carbono de la atmósfera para formar carbonatos que son químicamente estables, constituyendo un almacén permanente de carbono en el suelo. Bibliografía-Alexandratos, N. World Agriculture towards. FAO. 2010. -Andreux, F., Choné, T. Dynamics of soil organic matter in the Amazon ecosystem and after deforestation: basis for efficient agricultural management.. Centre National de la RechercheScientifique, Nancy. 1993 -Daniel L. Martino. Los Sumideros de Carbono en el Mecanismo de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kioto. INIA, Resumen de presentación realizada en el Taller sobre Protocolo de Kioto, Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, 23 de agosto de 2000 -Pedro Antonio Solares. Implementación del suelo de la Comunidad Autónoma de Andalucia como sumidero de CO2.Proyecto Fin de Master. EOI. Sevilla.2011 -Francis, J. Estimating Biomass and Carbon Content of Saplings in Puerto Rican Second-ary Forests. Caribbean Journal of Science. 2000 -S Gifford, R. Carbon contents of aboveground tissues of forest and woodland trees. Australian Greenhouse Office. National Carbon Accounting System. Technical Report Nº22. Canberra. 2000 -Felipe Macías Vázquez. Secuestro de Carbono atmosférico por el suelo: Valorización biogeoquímica de residuos. Departamento de Edafología y Química Agrícola y Laboratorio de Tecnología Ambiental. Universidad de Santiago de Compostela. Sociedad española de la Ciencia del suelo. Disponible en línea: http://www.secs.com.es/conf_murcia.htm -Cambio climático y desertificación. Series de documentos temáticos de la CNULD. CNLUD.Nº1. Junio 2007. Disponible en línea: http://www.unccd.int/Lists/SiteDocumentLibrary/Publications/Desertificationandclimate-change_sp.pdf -Cambio climático. Sumideros de carbono. Folleto MAGRAMA. Disponible en línea: http://www.magrama.gob.es/es/cambio-climatico/temas/mecanismos-de-flexibilidad-y-sumideros/sumideros_tcm7-12476.pdf –Captura de carbono en los suelos para un mejor manejo de la tierra. FAO.2002 Disponible en línea: http://www.fao.org/docrep/005/Y2779S/y2779s05.htm – J. Albaladejo, M. Martinez-Mena, M. Almagro. Factores de control en la dinámica del Carbono Orgánico de los suelos de la Región de Murcia. Disponible en línea: http://congresos.um.es/icod/icod2009/paper/viewFile/4271/4111 -Soils sucks up 65.000 tonnes of carbón dioxide. Press Office .Newcastle University. Disponible en línea: http://www.ncl.ac.uk/press.office/press.release/item/soil-sucks-up-65-000-tonnes-of-co#.UdLWWRqDPtQ -Agricultura sostenible y conservación de los suelos. Ficha informativa nº3. Proyecto SoCo. Comisión Europea. 2009 Accede al artículo en pdf

EL CALENTAMIENTO PUEDE CONVERTIR AL ARTICO EN EMISOR DE CO2

Resumen:

Un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas ha desvelado que el aumento de las temperaturas puede transformar al Ártico en un emisor de dióxido de carbono

Palabras clave: Ártico; CO2; emisión; temperaturas; efecto

Un equipo internacional de investigadores liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha analizado el equilibrio metabólico del plancton del Ártico,  detectando que el aumento de las temperaturas puede hacer que el Ártico pase de ser un fijador de CO2  a una fuente emisora.
Los resultados del estudio, recogidos en dos artículos publicados en la revista Biogeosciences, son el resultado de ocho campañas oceanográficas realizadas entre 2007 y junio de 2012.

“Resolver el papel del plancton del Ártico como sumidero o emisor de CO2 a la
atmósfera es de una enorme importancia para establecer el papel de esta región del
planeta en el equilibro de carbono de la biosfera. Además, ha exigido trabajar en
condiciones muy duras, con campañas en la oscuridad completa del invierno Ártico y a
temperaturas por debajo de – 40°C”, explica el investigador del CSIC Carlos Duarte, del
Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados.

La proliferación de plancton fotosintético en primavera es capaz de producir suficiente materia orgánica para alimentar a la cadena trófica durante el resto del año. De esta forma, el Océano Glaciar Ártico ejerce con carácter anual como un sumidero de CO2.

Sin embargo, el calentamiento global  podría alterar ese equilibrio. La investigadora del CSIC Johnna Holdingm explica que  la subida de temperatura aumenta la respiración del plancton, lo que hace que la respiración prevalezca sobre la fotosíntesis y el plancton se convierta en un emisor de CO2 a la atmósfera. De hecho, los experimentos desarrollados  en las islas Svalbard (Noruega), a 78° Norte, indican que el plancton se convierte en una fuente de dióxido de carbono a la atmósfera cuando la temperatura excede de 5°C. Además, el plancton cambia a formas de menor tamaño, que se descomponen más fácilmente”. Según las estimaciones,  el sector Europeo del Ártico alcanzará esa temperatura en las próximas décadas.

Fuente:

Holding, J.M., C.M. Duarte, J.M. Arrieta, A. Coello, P. Wassmann, S. Agustí. Temperature thresholds for Arctic plankton community metabolism: an experimental assessment. Biogeosciences. DOI: 10.5194/bg‐10‐1451‐2013

Vaquer‐Sunyer, R., C. M. Duarte, J. Holding, A. Regaudie‐de‐Gioux, L. S. García‐Corral, M. Reigstad and P. Wassmann. 2013. Seasonal patterns in Arctic planktonic metabolism (Fram Strait ‐ Svalbardregion). Biogeosciences 10: 1451–1469.

Nota de Prensa del CSIC

RESULTADOS DE DOHA

Resumen: Principales acuerdos de Doha donde todos los países se han comprometido a presentar en mayo de 2015 un borrador de un nuevo acuerdo climático que sustituya a Kioto en 20120, desconociéndose si se tratará de un Protocolo, un acuerdo vinculante u otra forma legal.

Palabras clave: Doha, calentamiento, emisiones, reducciones, acuerdos

La cumbre acordó prorrogar Kioto hasta 2020, pero con obligaciones para pocos países (básicamente los de la UE, Australia, Noruega y Croacia), entre los que no se encuentran Japón, Canadá y Rusia. Se plantea como objetivo lograr un acuerdo en 2015 que incluya, entre otros, a Estados Unidos, China, India y Rusia.

Resumamos loa acuerdos de Doha:

-Se prorroga el Protocolo de Kioto. El tratado, establecido en 1997, obligaba a reducir las emisiones en 2012 un 5,2% respecto a 1990 a 35 países desarrollados, entre ellos no se encontraba EEUU al no haberlo ratificado. En este segundo periodo se retiran Japón, Canadá y Nueva Zelanda. Así solo quedan con obligaciones la UE, Australia, Noruega, Islandia, Croacia, Kazajistán, Noruega, Liechtenstein y Mónaco. Este conjunto no suma más del 15% de las emisiones mundiales. La UE se compromete a reducir en 2020 un 20% sus emisiones respecto a 1990. Actualmente emite un 18,5% menos por lo que está muy cerca y además tiene el objetivo en su legislación. La prórroga permite mantener los mercados de carbono, como el mecanismo de desarrollo limpio.

Acuerdo global. El texto señala que todos los países se comprometen a presentar en mayo de 2015 un borrador de un nuevo acuerdo climático que en 2020 sustituya a Kioto. sin embargo, se desconoce si se tratará de un Protocolo, un acuerdo vinculante u otra forma legal. El texto señala que debe ser “aplicable a todos los miembros”, lo que incluye a
EE UU, China, India, que hasta ahora están exentos de obligaciones internacionales. No incluye objetivos globales de reducción de emisio-nes en 2050 , pero sí señala el objetivo de limitar el calentamiento a dos grados.

Financiación. Ante la complicada situación económica de EE UU y Europa, el acuerdo queda prácticamente vacío de contenido en la financiación de los países ricos entre 2013 y 2015, periodo para el que los países en desarrollo pedían 60.000 millones de euros, el doble de lo del periodo anterior. El acuerdo extiende los trabajos un año más.

Daños y pérdidas. Los países más vulnerables al cambio climático, especialmente los pequeños Estados insulares (ejemplo Tuvalu), han insistido en crear un mecanismo al que acudir en caso de eventos extremos relacionados con el cambio climático. Los países en desarrollo, especialmente EE UU, se niegan a crear un nuevo organismo en la ONU, entre otras cosas porque ya hay un Fondo Verde del Clima.
Ban Ki Moon, secretario general de Naciones Unidas, insistió en la ne-cesidad urgente de actuar y anunció su voluntad de convocar una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno en 2014. La ministra francesa recordó que los objetivos de reducción fijados voluntariamente por los distintos países partes en la Convención no permitían evitar un calentamiento climático superior a 2º C en su estado actual y que se debía, por tanto, actuar desde ya, sin esperar a 2015.
Rescatamos el mensaje de la Ministra de Ecología, Desarrollo Sosteni-ble y Energía de Francia, Delphine Batho en la Convención de la ONU sobre Cambio Climático (COP18) de Doha:
“Cuando los informes científicos no dejan de confirmar lo real del ca-lentamiento climático y el tifón que acaba de golpear Filipinas confirma sus dramáticas consecuencias, urge avanzar hacia un acuerdo universal de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. La conferencia de Doha debe brindar la oportunidad de asumir ambiciones a corto plazo en la acción contra el calentamiento climático y ser una etapa útil hacia un acuerdo ambicioso, que la comunidad internacional se ha fijado por objetivo concluir en 2015, para su entrada en vigor en 2020.”

Francia, junto con el resto de la UE, está dispuesta a asumir nuevos compromisos vinculantes de reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero, en el marco de un segundo periodo del Protocolo de Kyoto. Resulta importante que otros países se comprometan también con este tipo de objetivos vinculantes.

El Fondo para la Conservación de la Vida Salvaje (WWF, por sus siglas en inglés) ha tildado el acuerdo de “débil e irreal”.

Fuente:
-Comunicado de Pascal Canfin, Ministro Delegado ante el Ministro de Asuntos Exteriores, encargado de Desarrollo y de Delphine Batho, Ministra de Ecología, Desarrollo Sostenible y energía (05/12)
-Web oficial de la Convención de Doha : http://unfccc.int/2860.php

INDUSTRIA CERÁMICA EMISORA DE FLÚOR, ¿ESTARÍA JUSTIFICADA UNA ACTUACIÓN DEL GOBIERNO? Y EN SU CASO, PLANTEAMIENTO DE POSIBLES MEDIDAS Y ANÁLISIS DE SU IMPACTO (Segunda Parte)

Autor: Mª Begoña Peris Martínez.
Ingeniero Agrónomo por la Universidad Politécnica de Valencia.
Máster en Procesos Contaminantes y Técnicas de Defensa del Medio Ambiente por la Universidad Politécnica de Madrid
Máster en Economía Agraria y Política Ambiental por la Universidad Politécnica de Valencia
Asociación Española de Economía Agraria

Resumen: El sector de la cerámica es de gran importancia en España pero también contaminante, entre otros aspectos por la emisión de Flúor a la atmósfera. Los diferentes estudios realizados a lo largo de los años, permiten comprender como minimizar las emisiones. Recientemente ha surgido nueva tecnología que permite abaratar costes y, aunque no diseñada para este fin, permite aplicar los conocimientos adquiridos y reducir la emisión de flúor.
En la primera parte del artículo, publicado en el número 20 de “Ojeando la Agenda”, vimos que el sector está generando una externalidad negativa, se produce ineficiencia, y no es posible aplicar Coase, lo que hace necesaria la intervención del gobierno. Planteamos varios tipos de medidas (impuesto al input-arcillas- y permisos negociables) e hicimos un análisis gráfico de su impacto en el sector.
Ahora, en la segunda parte del artículo, planteamos otras dos medidas: impuesto al output e impuesto fijo. Ambas medidas, combinadas con una ayuda a un porcentaje del coste del horno láser que permitirá trabajar con temperaturas inferiores a 850 grados centígrados, por lo que, si tenemos suficientes carbonatos en las arcillas, se reducirá la emisión de flúor a la atmósfera. Por último, efectuamos un análisis gráfico del impacto de estas medidas en el sector, a corto y largo plazo.
Palabras clave: política ambiental, impuestos, permisos negociables, arcillas, flúor, contaminación, cerámica, impacto, horno

Vamos a analizar como impactaría, en el sector estructural de la cerámica, la adopción, por parte del gobierno, del siguiente conjunto de medidas:
-ayuda al 50% del coste de un horno láser (recordemos que permite reducir los costes de electricidad y no superar los 850 grados centígrados de cocción, reduciéndose de esta forma la emisión de flúor de la actividad) e impuesto fijo por actividad contaminante a las empresas que no se acogen a la ayuda y utilicen arcillas con flúor.
-ayuda del 50% del coste de un horno láser (recordemos que permite reducir los costes de electricidad y no superar los 850 grados centígrados de cocción, reduciéndose de esta forma la emisión de flúor de la actividad) e impuesto por kg de producto producido (impuesto al output), tanto a industrias contaminantes como no contaminantes.
Partimos, pues, de las siguientes hipótesis:
HIPÓTESIS 1:
Ayuda del 50% de coste de horno láser, bajo la condición de uso de arcillas con más del 20% de carbonatos, o compromiso de carbonatar los barros.
Un impuesto fijo por actividad contaminante a las empresas que no se acogen a la ayuda y utilicen arcillas con flúor.
España es el tercer país exportador, economía no de escala
Trabajamos bajo la hipótesis de que no se proporcionará otra solución técnica más eficaz para eliminar la emisión de flúor a largo plazo.
Como hipótesis, para facilitar el análisis gráfico, supondremos que el 18%de las empresas se acogen a la ayuda, el 34% no se ve afectado por el impuesto al abastecerse de arcillas sin flúor y el 54% se ve afectado por el impuesto, siendo sus curvas de oferta S1, S2,S3,respectivamente.

Clasificamos las empresas de la siguiente forma:
Tipo 1 : las que se acojan a la ayuda (no serán contaminantes al no superar los 850 grados centígrados y estar los barros carbonatados)
Tipo 2: las que no se acojan a la ayuda y se abastezcan de arcilla sin flúor (no contaminantes)
Tipo 3: las que no se acogen a la ayuda y utilizan arcilla con flúor, son por tanto contaminantes (se ven afectadas por el impuesto fijo por actividad contaminante)
La instalación de un horno láser permite abaratar los costes de electricidad la cuantía “c1” euros/kg producido
Todas las empresas que se acogen a la ayuda carbonatan los barros, coste “c2” por kg producido.
No existen economías de escala, el país es grande, exportador
Ver artículo completo:nº21-art1