Archivo para prevención

TRUFERAS EN CORTAFUEGOS

Resumen: investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia investigan los beneficios de introducir truferas en áreas cortafuegos.

Palabras clave: truferas, cortafuegos, beneficios

Abstract: investigators of the Polytechnical University of Valencia investigate the bene-fits of introducing truferas in areas fire-break.

Key words: fire-break, benefits

Un estudio realizado por la Fundación Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM) e investigadores de la UPV , con la financiación del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) ha comprobado la viabilidad de introducir trufas silvestres (Tuber melanosporum) en cortafuegos.
Según Santiago Reyna, miembro del Grupo de Investigación en Ciencia y Tecnología Forestal de la UPV, “los cortafuegos constituyen una gran herramienta de prevención, pero requieren de un mantenimiento continuo y muy caro. En nuestro estudio hemos analizado la viabilidad de la introducción de las truferas silvestres en estos terrenos. Hasta el momento, se consideraba que no eran óptimos para estas plantaciones. Sin embargo, los resultados obtenidos abren una puerta para su utilización como cultivo de prevención”. La planta trufera, tengamos en cuenta, que mata la vegetación que tiene alrededor, luego la estructura de un campo de explotación trufera es similar a un átra cortafuegos. Se intenta que la planta trufera controle la vegetación.
Durante su estudio, desarrollado en el municipio castellonense de El Toro, los investigadores analizaron, en una primera prueba experimental con contenedores, la persistencia de la trufa en los suelos cortafuegos como primer paso para evaluar su viabilidad a corto plazo.
Además, el equipo evaluó otros valores como la incidencia del tratamiento térmico del suelo para el desarrollo de la trufa, como explica Sergi García Barreda, de la Fundación CEAM: “Hemos comprobado como el calentamiento de la tierra antes de la plantación de la trufa reduce la riqueza de hongos nativos, que constituyen un enemigo para el cultivo. Esto podría aumentar el éxito de la plantación de trufa como apoyo en la prevención de incendios. Asimismo, otro de los valores que influyen es la edad de la plántula en el momento de la siembra”.
Mayor vigilancia y protección forestal
Cabe destacar también que la incorporación de truferas silvestres a los cortafuegos redundaría en una mayor vigilancia y protección forestal, “ya que sería el productor de trufas el encargado del correcto mantenimiento del terreno”, tal y como apunta Santiago Reyna.
Por último, analizando el impacto económico que podría tener la generalización de este sistema, Reyna señala que una buena trufera silvestre puede producir en años favorables hasta cinco kilos de producto, con un valor aproximado de 2.500 euros, “nada comparable con el precio al que se paga hoy la madera”.
Ver vídeo:

Anuncios

SE PROPONE UN MÉTODO PARA PREVER COLAPSOS AMBIENTALES

Resumen:
El Consejo Superior de Investigaciones Científicas ha participado en el desarrollo de un modelo matemático para prever colapsos ambientales mediante la detección de señales tempranas de cambios, comprobando la validez del modelo enfrentándolo a una situación real, el colapso ambiental producido en el lago Erhai, en la provincia China de Yunnan

Palabras clave: modelo, previsión, colapso, detección

Un estudio internacional en el que ha participado el Consejo Superior de
Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado un modelo matemático para prever
los colapsos ambientales mediante la detección de señales tempranas de cambios. El
trabajo, publicado en Nature, sugiere que el estado de salud de los ecosistemas fluctúa
de forma brusca poco antes de derrumbarse.
Para demostrar la validez de su teoría, los investigadores han aplicado el modelo
matemático a una situación real: el colapso ambiental acaecido en el lago Erhai, en la
provincia China de Yunnan. Mediante el análisis del registro fósil de microalgas
diatomeas correspondiente a un periodo de 125 años, observaron que las
comunidades de algas permanecieron relativamente estables, en cuanto a
concentración y tipo, hasta 30 años antes de que el lago sufriese un cambio abrupto y
mostrase un estado de contaminación y turbiedad.
“Durante esas tres últimas décadas del registro se aprecian muchas fluctuaciones y
vemos una serie de cambios bruscos en los tipos de algas y en la concentración de
estas en el agua justo antes del colapso. Creemos que las dinámicas de población de
algas pueden indicar la resiliencia del ecosistema del lago y ayudar a medir la
proximidad de un punto de no retorno”, explica el investigador del CSIC Vasilis Dakos,
de la Estación Biológica de Doñana.
Según los autores del estudio, la aplicación de este modelo matemático no se limita al
ámbito de los lagos, sino que podría emplearse en otro tipo de campos, como la pesca,
la agricultura y los sistemas sociales.
En la investigación también han participado la Universidad de Southampton, en Reino
Unido, y la Universidad de Wageningen, en los Países Bajos.
Rong Wang, John A. Dearing, Peter G. Langdon, Enlou Zhang, Xiangdong Yang, Vasilis Dakos, Marten
Scheffer. Flickering gives early warning signals of a critical transition to a eutrophic lake state.
Nature. DOI: 10.1038/nature11655
Fuente: Nota de prensa del CSIC

ERRORES EN LOS ESTUDIOS DE IMPACTO AMBIENTAL DE PARQUES EÓLICOS

Resumen: Un estudio liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas ,que analiza el índice de accidentes de aves contra aerogeneradores durante un período de tres años, concluye que los informes de impacto ambiental no revelan la mortalidad real de las aves en los parques eólicos.
Palabras clave: generadores, eólicos, aves, impacto,informe

Un estudio internacional liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), publicado en Journal of Applied Ecology, concluye que los informes de impacto ambiental no revelan la mortalidad real de las aves en los parques eólicos
El estudio analiza el índice de accidentes de aves contra aerogeneradores durante un periodo de tres años en 20 parques andaluces y manifiesta la falta de relación entre los datos estimados en los estudios previos a la obtención de licencias con las muertes registradas cuando los parques entran en funcionamiento.
La investigación sugiere que las administraciones públicas podrían haber estado concediendo permisos de construcción de parques de aerogeneradores basándose en criterios erróneos.
“Este trabajo demuestra por primera vez que la metodología para estimar el impacto de los parques eólicos empleada en España, que es similar a la de Europa y Estados Unidos, es inadecuada”, explica el investigador del CSIC Miguel Ferrer, de la Estación Biológica de Doñana. La investigación compara los datos recopilados durante tres años en 20 parques eólicos con las cifras estimadas para estas instalaciones en el estudio de impacto ambiental previo a su construcción, así como con otros 33 proyectos de campos eólicos que no obtuvieron la aprobación por parte de la Administración. Todos los emplazamientos estudiados se situaban en la región andaluza de Tarifa. Según cita Ferrer, los datos del estudio indican que durante los últimos años se han autorizado parques eólicos que según los estudios previos eran seguros cuando, en realidad, su mortalidad ha resultado ser muy elevada una vez operativos. Del mismo modo, es muy posible que siguiendo esos criterios erróneos se haya denegado la autorización a parques eólicos que hubiesen sido seguros para las aves.
El principal problema estriba en que en la actualidad los estudios de impacto previos a la construcción se hacen midiendo los parámetros del parque eólico, que suele tener más de 20 turbinas, como conjunto. Sin embargo, los resultados demuestran que la cifra de mortalidad de aves y su distribución varía mucho entre turbinas contiguas, ya que las corrientes de viento y la orografía de la zona determinan el comportamiento de las aves.
Los investigadores proponen en este estudio que la evaluación y la autorización para el emplazamiento de los futuros parques eólicos se base en el análisis de los parámetros de cada aerogenerador de forma individual y no en el conjunto del parque, así como el uso de tecnologías, como las simulaciones previas en túneles de viento, que permitan incrementar la calidad de las estimaciones de riesgo, para poder compatibilizar la generación de energía no contaminante y la conservación de la biodiversidad.

Según esta investigación, la mortalidad de las aves varía mucho de un parque a otro y algunas especies se ven más afectadas que otras. En concreto, la tasa de rapaces estrelladas contra las turbinas fue la más alta de las registradas hasta el momento para este tipo de aves. La especie que más víctimas reportó fue el buitre leonado, con un 23% de las muertes.
Fuente:
Miguel Ferrer, Manuela de Lucas, Guyonne F. E. Janss, Eva Casado, Antonio R. Muñoz, Marc J. Bechard y Cecilia P. Calabuig. Weak relationship between risk assessment studies and recorded mortality inwind farms. Journal of Applied Ecology.
CSIC

SITUACIÓN ACTUAL DE LA PESTE PORCINA

Recientemente la FAO ha advertido sobre la situación de la peste porcina africana al detectarse su extensión por el continente euroasiático, solicitando a los países afectados que aumenten las medidas preventivas con el fin de evitar la propagación de la infección.
En un comunicado oficial, la ONU subrayó la urgencia de un esfuerzo internacional coordinado , la alerta de los países y la preparación de planes de contingencia.
FAO propone la aplicación de estrategias preventivas que inclueyen la cuarentena , seguridad en las explotaciones , recolección de información epidemiológica y la realización de campañas de concienciación.

La peste porcina se encuentra instalada en Georgia, Armenia y en la zona meridional de la Federación Rusa, y se extiende con agresividad hacia el norte.

En la actualidad no existe una vacuna para la enfermedad, a menudo letal para los cerdos, aunque no dañina para los seres humanos.
La UE dispone hace años de una Directiva que establece una serie de medidas tendentes a la lucha contra esta epizootia y establece un protocolo para tratar de forma eficaz las situaciones de urgencia. En este sentido,señala que los Estados miembros deben establecer planes de intervención que indiquen las necesidades de vacunas en caso de contaminación y las regiones con densidad elevada de población porcina. Así mismo, velarán por que, en caso de aparición de la epizootia, puedan crearse rápidamente un centro nacional y centros locales de lucha contra esta enfermedad. Aspecto importante la prohibición de alimentar a los cerdos con desperdicios de cocina pues puede entrañar un peligro de propagación de la enfermedad.
En caso de sospecha o presencia de la peste porcina en su territorio, el Estado miembro afectado informará obligatoria e inmediatamente a la autoridad competente. También informará a la Comisión y a los demás Estados miembros sobre todos los casos confirmados.
La autoridad competente deberá entonces poner en marcha con carácter inmediato los medios de investigación oficiales de conformidad con los procedimientos que establece el manual de diagnóstico (véase la Decisión 2002/106/CE). Este manual garantiza la uniformidad de los métodos de diagnóstico. Los Estados miembros designan un laboratorio nacional, encargado de coordinar las normas y métodos de diagnóstico (véase el anexo III de la Directiva), y ponen a disposición de los demás Estados miembros y del público los datos de dicho laboratorio.
Por otra parte, la Comisión puede enviar expertos para realizar controles in situ en los Estados miembros que garanticen la aplicación uniforme de la presente Directiva.
En caso de presentarse casos de peste porcina en una explotación
Cuando no pueda descartarse la sospecha de presencia de la enfermedad, se pondrá la explotación bajo vigilancia oficial. Se prohibirán o someterán a autorización las entradas y salidas de la explotación y deberá desinfectarse el acceso a la explotación y los medios de transporte que salgan de la misma.
Cuando se confirme oficialmente la presencia de la enfermedad en una explotación, se matarán todos los cerdos de dicha explotación y sus cuerpos se someterán a una transformación. Toda sustancia (carne, esperma u óvulos) o desperdicio que pueda estar contaminado se destruirá, se someterá a una transformación o se le aplicará un tratamiento que asegure la destrucción del virus.
Posteriormente, se deberán limpiar y desinfectar las construcciones donde se hayan alojado los cerdos, así como los vehículos que se hayan utilizado para su transporte o el de sus canales, y el equipo, purines, estiércol y yacija que puedan estar contaminados. Estas operaciones se efectuarán bajo supervisión oficial con productos autorizados por la autoridad competente.
Se efectuará una encuesta epidemiológica mediante cuestionarios elaborados en el marco de los planes de urgencia. Abordará el período durante el cual el virus pudiera haber existido antes de la notificación, el posible origen de la peste, y los movimientos de personas, vehículos, cerdos o cualquier otra materia que pudiera haber transportado el virus.
En el caso de las explotaciones compuestas por varias unidades de producción, se podrán establecer excepciones a dichas medidas en las unidades sanas de producción una vez que un veterinario oficial haya procedido a diversas comprobaciones.
Asimismo, la autoridad competente establecerá alrededor del foco de la enfermedad:
una zona de vigilancia de un radio mínimo de diez kilómetros;
una zona de protección de un radio mínimo de tres kilómetros.
En dichas zonas se aplicarán medidas de seguridad tales como el censo de todas las explotaciones, la prohibición de todo movimiento o transporte de cerdos y operaciones de limpieza y desinfección necesarias. La autoridad competente podrá a veces, y sólo bajo determinadas condiciones, autorizar la salida de cerdos de una explotación situada en una zona de vigilancia o de protección.
La reintroducción de cerdos en la explotación afectada por la enfermedad no se llevará a cabo hasta treinta días después de que hayan finalizado las operaciones de limpieza y desinfección. En las explotaciones al aire libre, sólo podrá llevarse a cabo la repoblación plena si ninguno de los primeros cerdos reintroducidos presenta anticuerpos contra el virus.
Cuando se confirme la presencia de la enfermedad en un matadero o medio de transporte, se matarán todos los animales sensibles* que se encuentren presentes. Sólo se podrán volver a introducir nuevos animales cuando hayan transcurrido veinticuatro horas desde el final de las operaciones de limpieza y desinfección. Los cuerpos, despojos y desperdicios animales de los cerdos que puedan estar contaminados se transformarán bajo supervisión oficial.
Los jabalíes
Tan pronto como se haya confirmado la existencia de peste porcina clásica en jabalíes*, la autoridad competente del Estado miembro afectado creará un grupo de expertos para ayudarla. Determinará la zona infectada y las medidas que han de aplicarse.
La autoridad competente someterá a vigilancia oficial las explotaciones de la zona afectada. Para ello, ordenará que se realice un censo oficial de todas las clases de cerdos de las explotaciones, que se separen los cerdos de las explotaciones de los jabalíes y que ningún cerdo entre o salga de la explotación sin autorización.
En un plazo de noventa días a partir de la constatación de la enfermedad, los Estados miembros deberán presentar a la Comisión un plan de erradicación por escrito en el que indiquen las medidas para erradicar la enfermedad en la zona infectada. Cuando se hayan aprobado dichas medidas, éstas sustituirán a las anteriores. Consistirán, por ejemplo, en recabar información sobre:
los resultados de las investigaciones epidemiológicas y la distribución geográfica de la enfermedad;
la zona infectada definida dentro del territorio del Estado afectado;
una campaña de información que deberá organizarse para concienciar a los cazadores sobre las medidas que hayan de adoptar;
el número aproximado de las metapoblaciones de jabalíes* en la zona infectada y alrededor de ella;
un método de eliminación de los jabalíes hallados muertos o abatidos por un disparo y una encuesta epidemiológica a cada uno de ellos.
Cada seis meses, el Estado miembro afectado deberá enviar a la Comisión y a los demás Estados miembros un informe sobre los resultados del plan de erradicación y sobre la situación epidemiológica de la zona afectada.
En principio, está prohibido el uso de vacunas contra la peste porcina clásica. No obstante, una vez que se confirme el riesgo de expansión de la enfermedad, el Estado afectado podrá presentar a la Comisión un plan de vacunación de urgencia. Esta medida podrá aplicarse tanto a los cerdos de explotación como a los jabalíes.

Fuente: FAO y UE

CONTROL DE PLAGAS Y ENFERMEDADES AGRÍCOLAS

Las enfermedades y plagas de la agricultura suelen atravesar fronteras originando importantes pérdidas y situaciones de emergencia que en ocasiones han resultado catastróficas. De experiencias del pasado se deduce que en no pocas ocasiones los países desarrollados no se han encontrado a la altura de las circunstancias y no han sido capaces de reaccionar con la agilidad necesaria por lo que han recurrido a la ayuda internacional.
En la actualidad, los métodos de control de plagas y enfermedades han mejorado sustancialmente, disminuyendo los retrasos en la reacción ante el problema y mejorando los índices eficacia/costo de crisis.
Para mejorar estos aspectos, en el año 1994 FAO implantó el Sistema de Prevención de Emergencias (EMPRES).
Entre las principales enfermedades capaces de atravesar fronteras, se incluyen la Peste bovina y otras cinco enfermedades epidémicas de los animales (Pleuroneumonía contagiosa bovina, Pleuroneumonía contagiosa caprina, Peste de pequeños rumiantes, Fiebre del Valle del Rift, y la Dematosis nodular contagiosa). Estas enfermedades se encuentran entre las más contagiosas y representan una seria carga económica para los países afectados.

FUNCIONAMIENTO BÁSICO DEL SISTEMA EMPRES.
El Sistema de prevención de Emergencia (EMPRES) abarca medidas de protección ante enfermedades, plagas animales, vegetales y amenazas a la inocuidad de los alimentos, abordando cuestiones de prevención, alerta temprana en toda la cadena alimentaria, y se divide en los siguientes subsistemas:

EMPRES Sanidad animal: para las enfermedades de los animales, incluidas las de los animales acuáticos
EMPRES Protección de plantas: para las enfermedades y las plagas de las plantas, incluida la langosta del desierto y las plagas y enfermedades de las plantas forestales
EMPRES Inocuidad de los alimentos
En definitiva, EMPRES consiste en un sistema mundial de información de prevención de emergencia de plagas y enfermedades transfronterizas de los animales y las plantas. La FAO, con EMPES, pretende dar respuesta a las dudas, recopilar información en materia de sanidad animal y enfermedades transfronterizas de los animales y mapa de situación.
EMPRES-i recopila, almacena y verifica datos sobre focos de enfermedades animales, incluidas las zoonosis, procedentes de numerosas fuentes, también informes de la FAO y la OIE, fuentes gubernamentales oficiales, Comisión Europea, centros de referencia de la FAO, laboratorios, etc)
Empres

¿CÓMO FORMAR PARTE DE UNA RED DE DETECTORES DE TERREMOTOS?

Si alguna vez has deseado formar parte activa de un investigación científica, ahora puedes formar parte como voluntario de la Red de detectores de seísmos creada por una investigadora de la Universidad de California en Riverside.

Para participar, no se requiere conocimientos específicos en seísmos, ni de geología, sólo tener ganas de cumplir un sueño (al menos el sueño de Elizabeth Cochran), que junto al profesor Jesse Fisher Lawrence de la Universidad de Stanford y otros sismólogos, ha creado un sistema para detectar y medir movimientos sísmicos utilizando simplemente un ordenador.

Hasta la fecha, para detectar seísmos, los científicos  enterraban complejos equipos de medición en el suelo. Sin embargo, Elizabeth  Cochran  propone la utilización de acelerómetros (componentes frecuentes en muchos ordenadores portátiles, y fácilmente instalables en ordenadores de sobremesa).

 Los aceleradores se tratan de pequeños dispositivos que se encuentran en numerosos aparatos electrónicos, siendo su función la de detectar movimientos bruscos y reducir daños en el equipo en caso de caer  al suelo.

Con esta innovadora idea y gracias a la ayuda de más de mil voluntarios de todo el mundo que han ofrecido su colaboración y sus computadoras, se ha logrado crear el ‘Quake-Catcher Network’, una “red de cazaterremotos“. Ésta recopila  información sobre los movimientos sísmicos que cada día se producen en el planeta.

La red funciona suministrando datos adicionales para las redes sísmicas y permite almacenar información sobre terremotos a una escala que nunca se había producido antes debido al alto coste de los equipos.

Los usuarios que deseen participar, si tienen un portátil, bastará  con que descarguen un  programa o software, accesible desde su sitio oficial, al que dejaremos enlace donde encontrarlo

Desde  ese momento, cada vez que su ordenador se conecte a internet, estará   transmitiendo información a los investigadores en caso que su produzca un temblor de tierra de más de 4.0 grados.

Si careces de un ordenador portátil  pero  dispones de un ordenador de sobremesa, también podrás participar si le incorporas  un acelerómetro por vía puerto USB, su coste asciende a  unos 50 euros.

La existencia de miles de sensores evita además que se produzcan los denominados “falsos positivos”. Si un ordenador cae o es golpeado accidentalmente, la red recibirá la señal pero no lo interpretará como un temblor de tierra, pero si las señales vienen de distintos ordenadores  en la misma zona, los científicos pueden saber que se trata de un terremoto real.

La red carece todavía de la dimensión suficiente como para permitir detectar temblores con antelación, basándose en las ondas suaves que suelen preceder a un gran movimiento sísmico, pero sus responsables creen que esto será posible algún día.

La red ya cuenta con sensores en 67 países, entre ellos España y varios países latinoamericanos como México, Colombia, Bolivia, Ecuador y Chile.

Lawrence reconoce que el programa aún no es perfecto y que sus sensores son menos sensibles que los tradicionales, pero la posibilidad de disponer de una extensa red hace que su potencial sea muy superior.

 Si la idea te parece interesante y deseas formar parte activa, puedes adherirte a la Red “Quake-Catcher Network” y descargar el software  desde  su web oficial  : http://qcn.stanford.edu/

 Desde el mismo,  se puede visualizar un mapa de sensores de la Red QCN.

¿Te animas?…